En este momento estás viendo Embalajes, envases y packaging, ¿sabes cuáles son sus diferencias?

Embalajes, envases y packaging, ¿sabes cuáles son sus diferencias?

Los envases y embalajes son los encargados de conservar el producto en buen estado y son necesarios para poder manipularlos, transportarlos y distribuirlos sin que se deterioren o se contaminen. Por ello, es muy importante que se elija el adecuado para cada producto.

Hoy en nuestro blog te mostramos las diferencias entre los embalajes, los envases y el packaging.

Embalajes.

La principal función del embalaje es la conservación de los envases y, por tanto, del producto. Se utiliza para que la manipulación del producto sea más fácil y para la protección del mismo durante su transporte y distribución.

El embalaje se encarga de la protección de muchos envases de manera colectiva y el envase, de cada producto, de forma individual. El embalaje es, por tanto, «el envase de los envases».

Además de estas funciones, el embalaje se encarga de informar sobre las condiciones de movilidad de la mercancía e indentificación de la misma; facilita la manipulación en la carga, descarga y organización de los productos y evita la contaminación externa de residuos externos.

Envases.

El envase es un material que contiene y guarda el producto, según la RAE «Recipiente que facilita la conservación y transporte del producto que contiene, en especial un alimento». El envase tiene un contacto directo con el producto en cuestión, físico y además, psicológico ya que existe una asociación entre el envase y la marca del producto.

La elección adecuada del envase y su correcta presentación puede suponer que se aumenten o se disminuyan las ventas. El envase se encarga de que se identifique el producto; facilita su almacenaje, manipulación y distribución y preserva el producto y sus características y calidad en el tiempo. Además es el encargado de informar sobre las características del mismo (fecha de caducidad, ingredientes, composición…) y refuerza la imagen del producto y de la marca por lo que si es adecuado puede asimismo diferenciar una marca de las competidoras.

 

Packaging.

Esta palabra que escuchamos mucho en los últimos años no es más que un sinónimo de envase. Su función es la de proteger, distribuir y comercializar el producto. A pesar de esto, al hablar de packaging se suele hacer referencia a la comercialización del producto principalmente.

Aquí deberemos tener en cuenta que un diseño bien realizado, que se adapte al producto en cuestión, que sea agradable, funcional y llamativo puede incrementar las ventas del mismo. Es muy importante ya que cautivará al consumidor y logrará fidelizarlo además de diferenciarse de la competencia con el diseño elegido.