Una nueva normalidad para los envases alimentarios

Una nueva normalidad para los envases alimentarios

La nueva perspectiva planteada a raíz de la Covid-19 prevé el aumento en las ventas de productos ecológicos pese a la recesión económica

El sector de los envases de plástico ya comenzó a sufrir su particular momento de dificultad cuando la UE estableció en el año 2018 que para el año 2030 todos los envases plásticos comercializados en territorio comunitario deberán ser reutilizables, compostables o reciclables. Además, los consumidores están cada vez más preocupados por el Medio Ambiente y se está incrementando la demanda de envases más sostenibles.La llegada del coronavirus ha cambiado la vida a todo el planeta. No obstante, si se analiza bien la situación, ésta no ha hecho sino reforzar la necesidad de cuidar el planeta, ya que hemos podido comprobar cómo el parón de la actividad ha generado un impacto positivo sobre nuestro entorno natural.

Esta nueva situación ha forzado a cambiar nuestros hábitos de consumo, entre otros muchos aspectos. Los consumidores hemos aumentado nuestro volumen de compra durante la primera fase de la Covid19 y posteriormente, según varios estudios de mercado, hemos empezado a ser más selectivos con la elección de los alimentos que compramos en los supermercados, hipermercados o tiendas de alimentación.

Y ahí es donde los envases juegan un papel fundamental, por un lado ayudando a que los productos perecederos tengan una mayor vida útil y se reduzca el desperdicio alimentario, y por otro, contribuyendo al medio con el empleo de envases más sostenibles.

 

La problemática ambiental que genera una mala gestión de los envases así como las dificultades en los sistemas de reciclado de envases flexibles multicapa suponen un problema global en el que los diferentes sectores implicados hemos de trabajar en la misma dirección, desde los proveedores de materias primas hasta el consumidor final.

Nuestra propuesta PackInGreen® plantea la sustitución de aquellos envases no reciclables de origen fósil por nuevas soluciones sostenibles de origen vegetal y renovable que al fin de su ciclo de vida, se reintroducen en la naturaleza a través de abono natural.

La sostenibilidad en los sistemas de envasado es una necesidad global, y forma parte de la nueva normalidad a la que hemos de adaptarnos, porque la salud de nuestro planeta lo merece.